miércoles, 24 de julio de 2013

... Conversaciones con Don Quijote y Sancho...

En la urbe ocurren cosas muy interesantes... Hasta surrealistas, si nos ponemos a matizar.

Saliendo de mi librería favorita, noté una llamada desde la pared de ese "templo sagrado" de libros aún por leer o comprar...

Giré mi pelo cobrizo al viento (lo de viento es para darle "rollo" al asunto; aquí hace calor calorro del bueno) y me puse a acariciar los caballos de estos dos caballeros con armadura de escayola. Y claro, les dio "gustico" la caricia y empezaron a hablarme. 

Lo primero que me dijo Don Quijote, es, que guarde el móvil en el bolso. Y a partir de ese gesto, comenzó a darme "estopa"...

- Estáis tremendamente equivocados en la actualidad, chica de cabellos cobrizos.
No habláis, no leéis, no os miráis, no os oléis, no cortejáis, no hacéis el amor...
Todo el día con el puto móvil y las putas redes sociales.

(Lo de puto y putas, es de mi cosecha... Para darle un toque más callejero al señor con barba).

Yo le di la razón... No soy nadie para cortarle el hilo a semejante artista de la lanza.
Entonces Sancho, dijo algo:

- A ver... tampoco hay que ponerse tan melodramático, jefe. Aún tenemos tiempo para cambiar el rumbo de las cosas. Sólo hay que querer...

Ya ellos se pusieron a hablar y yo me quedé "a mi bola" con los caballos.

Me despedí y me fui con mi chico caminando con mis bolsas cargadas de libros pensando en el primero que iba a empezar, en lo bonita que había sido la película (ya os dije ayer que fui al cine), en las dedicatorias que iba poner en los libros que son para regalar...

Y la verdad que me olvidé del móvil, de actualizar tuiter, de actualizar facebook, de ver si alguien me había "guasapeado"...

Me dediqué a pensar en otras cosas, y al amor.

Y me gustó.

Fotografía de Mirada Verzul

Fotografía de Mirada Verzul

Fotografía de Mirada Verzul

Fotografía de Mirada Verzul

Fotografía de Mirada Verzul

2 comentarios:

  1. Conversando con semejantes ilustres personajes no puedes esperar nada más que nada bueno...
    ¡Cuánta razón tienen! ¡Qué de cosas nos perdemos por estar pendientes de las notificaciones!

    Sinceramente, prefiero contar tus lunares y luego comérmelos a besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me ganas tú. Hasta en los lunares...

      Eliminar

Desmonta lo que quieras